Metodología de trabajo

La planta empleada en nuestras acciones se produce mayoritariamente con medios de la asociación. La semilla se recoge manualmente durante los meses de primavera y verano el año anterior a la plantación, toda vez que se dispone de la correspondiente autorización por parte de la Dirección de Medio Ambiente de la Región de Murcia. Para la producción de la planta contamos con la ayuda de la Asociación de Naturalistas del Sureste que nos cede un pequeño espacio en su vivero. Actualmente se está gestionando con el Ayuntamiento de Cartagena una posible cesión de un espacio a ARBA Cartagena en el nuevo vivero municipal para el desarrollo de sus actividades.

La plantación se realiza exclusivamente en periodo húmedo, una vez que la tierra tiene tempero tras las lluvias de otoño, empleando medios manuales para la apertura de hoyos. Estos estarán dispersos de forma irregular en las zonas con mejor tierra y orientación. Se colocan protectores de plástico para evitar daños producidos por herbiboría que serán recogidos al paso de unas cuantas temporadas, cuando las plantas estén ya suficientemente asentadas. 

Todas nuestras plantaciones están dotadas de una instalación temporal de riego por goteo que se abastecen de depósitos portátiles de 1000 litros. Esta instalación es una de las claves para garantizar el éxito del proyecto, incluso en periodos de sequía, por lo que se mantendrá durante varias temporadas hasta que la planta esté suficientemente consolidada. 

La otra clave del éxito de nuestras plantaciones es el tiempo dedicado a su mantenimiento. Durante los meses posteriores a la plantación se realizan visitas periódicas para comprobar su estado y la necesidad de riego. En los meses previos al verano se realiza el tapado de las plantas por medio del método del sombreado para evitar la insolación y que se ha demostrado como muy efectivo para garantizar tasas de supervivencia altísimas en las plantaciones realizadas (>80%). Las plantas se vuelven a destapar al finalizar el verano. .

Metodología de Trabajo

Restaurar ecológicamente un espacio es mucho más que simplemente plantar árboles. Hay que considerar distintos aspectos para conseguir el resultado deseado: la mayor fidelidad con el bosque autoctono original. La metodología de trabajo aplicada por ARBA Cartagena tiene en cuenta este concepto y aplica tanto las evidencias científicas disponibles como la propia experiencia adquirida en el desarrollo de sus proyectos.

El objeto de esta sección es compartir y divulgar el conocimiento adquirido para su uso o consulta por cualquier parte interesada.

Restauración integral


Restaurar ecológicamente un espacio es mucho más que simplemente plantar árboles. Un ecosistema es un todo complejo en el que se relacionan especies vegetales, animales y microorganismos que viven en el suelo. Recuperar la funcionalidad y la biodiversidad del ecosistema debe ser el objetivo final: esto incluye tanto la recuperación de la cubierta vegetal potencial de cada zona como de la fauna asociada, así como de los microorganismos que viven sobre la superficie del suelo y bajo éste (bacterias, hongos, líquenes, etc.).

Por este motivo, el concepto de restauración integral 

Concepto de restauración integral

La producción de planta autóctona
     Recolecta de semillas. La importancia de la conservación del genoma
    Producción mediante esquejes
     Producción en vivero. Una savia dos savias.
    Micorrizado
     Mantenimiento de los plantones
La plantación
    Identificación de los hábitats potenciales
   Preparación del terreno basuras escombros 
    Uso de plantas con flor y palmizón, bellotas
   Temporada de plantación
    Procedimiento de plantación (acolchado...)
   Islas de fertilidad Espaciado de plantas, etc.
El mantenimiento de la plantación
   Sombreado
   Sistema de riego (metodología 32, 16, ...)
   Abonado
  Reposicion de marras
Otros
  Cuerpos de agua
  Polinizadores
  Empleo de planta con fruto

La regeneración del suelo

En un proyecto de restauración integral el primer paso a dar es la evaluación del suelo donde se quiere llevar a cabo la actuación. Suelos en buen estado permitirían acometer los trabajos de plantación de manera directa. En caso contrario, se requerirán trabajos de regeneración previa del suelo para evitar el fracaso de la plantación por la pérdida de un alto porcentaje de ejemplares o por su desarrollo raquítico. 

Terreno de antigua labor agrícola y pastoreo en el Parque Natural de Calblanque

La evaluación del estado del terreno


El estado del suelo se puede realizar de manera directa atendiendo a sus características y al grado de evolución en que se encuentra la vegetación presente en a zona de manera natural. También ayudará conocer el uso previo del suelo para determinar el origen potencial de su degradación (presencia de metales pesados, alta salinidad, estériles, etc.).

Ejemplos de suelos degradados serán aquellos que se encuentren prácticamente desprovistos de cubierta vegetal, altamente compactados (impidiendo la infiltración del agua) o descarnados (afloramiento de roca madre). 

En los casos  en los que la vegetación se muestre suficientemente evolucionada y el suelo en condiciones aceptables podrían acometerse los trabajos de plantación de manera directa. En caso contrario, se requerirán trabajos de regeneración previa del suelo

Recomendar: trabajos adicionales de la propiedad o admon. descompactación del terreno, albarradas, análisis del suelo en laboratorio

Nódulos fijadores del nitrógeno en las raíces de una leguminosa

La fijación del nitrógeno


Uno de los problemas que asociados a la degradación del suelo es la pérdida de la cubierta de materia orgánica. La ausencia de nutrientes para alimentar los plantones, especialmente los compuestos nitrogenados, impedirá su progreso.

La capacidad de las leguminosas  -una muy amplia familia de plantas entre las que se encuentran especies autóctonas de muchas zonas- de fijar el nitrógeno atmosférico en el suelo por medio de un proceso de simbiosis con ciertos tipos de bacterias, puede ser empleada en beneficio de la recuperación del suelo. Una vez fijado en el subsuelo, este nitrógeno puede ser aprovechado por cualquier tipo de planta.

Se ha comprobado que el uso de leguminosas en restauraciones forestales de zonas muy degradadas ayuda a incrementar la cantidad de nitrógeno disponible en el subsuelo para las plantas lo que determina un aumento de la supervivencia y el crecimiento de éstas.

Recomendar incluir semillas con las leguninosas o plantar junto a plantones de otras especies



Plantón sin micorrizar vs. plantón micorrizado


El empleo de hongos micorrícicos


Los hongos micorrícicos viven en simbiosis con las plantas colonizando sus raíces, de las que obtienen principalmente glucosa, aportándole a cambio numerosos nutrientes del subsuelo que la planta es incapaz de absorber por sí sola. Junto con las micorrizas se asientan las rizobacterias, que también se asocian simbióticamente a las raíces de las plantas aumentando la absorción de determinados minerales que se encuentran en forma insoluble, especialmente los fosfatos.  Esto hongos no sólo suponen un beneficio para la planta, sino que también mejoran notablemente la estructura del suelo, provocando un sustancial aumento de la cantidad de microorganismos y de materia orgánica, incrementando asimismo la porosidad, lo que permite una mayor infiltración de agua.

Los beneficios del uso de las micorrizas en las restauraciones forestales están sobradamente comprobados ya que se ha demostrado un aumento notable de la supervivencia de las plantas micorrizadas con respecto a las que van sin micorrizar, especialmente en zonas áridas como la nuestra.


Micorrizar en vivero. Identificación y producción de micorrizas